Campaña de Cajas Navideñas

 

La solidaridad, no como mera filantropía sino como verdadero amor a Dios, que vive realmente en el prójimo. La solidaridad brota naturalmente del amor a Dios. Si amamos a Dios no podemos dejar de amar a nuestros hermanos y por ello, todo lo que le hacemos al prójimo se lo hacemos a Dios Nuestro Señor, porque él habita en cada persona.

De esta manera, la Asociación de Padres y Apoderados de nuestro colegio, quiere de manera fraternal agradecer a todos los apoderados que contribuyeron con la campaña “Navidad”, que sin duda es un verdadero gesto de amor y de solidaridad para nuestros hermanos más necesitados. Es necesario agradecer a Dios por el regalo más preciado que nos entrega en esta natividad, “El amor”, porque Dios dice:

“Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y acudisteis a mí.' Entonces los justos le responderán: 'Señor, cuando te vimos hambriento y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber. Cuando te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos. Cuando te vimos enfermo o en la cárcel, y acudimos a ti'. Y el Rey les dirá: 'En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.'